El diablo y la bella peruana

Giovanna Randout

La canditada peruana al “Miss Universo 2009“ suscitó una polémica en Las Bahamas que no trataba precisamente de la belleza. Ella lució un traje alegórico de Diabla, a pesar de las advertencias del Gobierno boliviano de pedir a la organización impugnar formalmente a la representante peruana, por desfilar con un traje que pertenecía al patrimonio cultural de Bolivia.

El tema del origen de “La Diablada” no es nuevo. Por el contrario en todo rincóKaren Schwarzn del mundo donde existan peruanos y bolivianos dedicados a la difusión cultural y más especificamente de la zona del altiplano, es casi habitual percibir los reclamos y muchas veces provocaciones de parte de los portadores culturales de Bolivia contra los peruanos y chilenos.

Tampoco es nuevo que una candidata a este certamen mundial se haya engalanado con esta indumentaria. En 1990 la Miss Bolivia Rosario Rico, así como en 1983 y 1989 candidatas chilenas recorrieron la pasarela con el traje de la discordia. En el 2007 otra chilena fue aplaudida engalanada con prendas diablescas en el certamen Reina Hispanoamericana.

En estas oportunidades Bolivia no hizo a Chile ningún tipo de reclamo. La razón es que Chile tiene a su “Diablo” bastante vinculado con sus leyendas y fiestas y por lo tanto algo protegido de las protestas bolivianas. La Tirana es una fiesta en honor a la Virgen del Carmen y a la hora de la devoción llegan a ella a venerarla fieles y devotos del Altiplano de Bolivia y Perú. El Diablo juega un papel importante tanto en participación como en su historia y tradiciones. Hay que recalcar que las primeras crónicas en las que se habla de fiestas vestidos de diablos son referidas en espacios chilenos.

Este no es el caso de Perú. Si nos remontamos a la historia y nos ubicamos en el tiempo de la llegada de los españoles, veremos que ellos traen consigo su cultura, religión e idioma... y entre otros sus danzas. En esos tiempos era en España muy popular una danza catalana de diablos “El Ball de Diables” la cual a través de la baile y teatro representaban la lucha entre el bien y el mal, ayudados por personajes como el Ángel, Lucifer, figuras como dragones y águilas, costumbres que cultivaron en tierra inca. La llegada oficial de los barcos a Perú era por el Puerto del Callao. Esto implica que muchas costumbres y entre otras danzas se implantan primero en Lima. Luego se van esparciendo y desarrollando al sur o norte, de manera variada por influencias del lugar. Si se hablara detalladamente tendríamos que reconocer que muchas danzas de algunos países tuvieron sus pininos en Lima y luego se desarrollaron en otros terrenos geográficos, sin dejar huella alguna en la capital.

El Alto Perú era una región de gran atractivo económico para los españoles y una zona resaltante fue el Altiplano. Por su geografía la gente del altiplano se unía por el idioma, tradiciones y costumbres. Esto implica que se desarrollaban en conjunto tal vez algo aparte del resto del país. Las danzas como es lógico se desarrollaban y se adaptaban en aquellos lugares o pueblos donde más acogida tenía.

Con la independecia se trazan fronteras en el altiplano, separando lo que fue uno, en tres: Chile, Perú y Bolivia. Sin embargo en lo práctico esta zona no se separó en mucho tiempo. Siguen compartiendo el idioma Aymara y las fiestas tradicionales entre otros.

Bolivia realiza su primer desfile oficial con la Diablada en Oruro en el 1904, pero esta danza ya se practicaba en todo el altiplano desde la época de la colonia. Osea desde la época en que Bolivia era el Alto Perú. Con la frontera marcada la parte peruana del Altiplano no siente que tiene que dejar de bailar la Diablada, danza que siempre la sintió suya, ni ninguna de las danzas de la región.

En 1958 realiza Puno su primer desfile oficial con la Diablada que tampoco quiere decir que era la primera vez que bailaban, así como en Bolivia esta danza ya era practicada desde la época de la colonia. De esto se resume que si el Altiplano considera suya una danza que alguna vez bailó en el Alto Perú, y hoy es parte de Perú, la diablada es también peruana

Por su parte Chile la adapta en su fiesta patronal La Tirana así como Perú la adapta en su fiesta tradicional de la Virgen de la Candelaria. Perú no siente la necesidad de darle un nuevo papel a su Diablo puesto que cuando esta aparece ellos eran uno solo con Bolivia.

El 2003 la UNESCO reconoce el Carnaval de Oruro como patrimonio cultural (más no la danza). Si hablamos de danza vemos que la diablada forma parte de 18 expresiones dancísticas como La Morenada, Caporales, Tinkus, Incas, Llameros, La Kullaguada, entre otras danzas. Si tomamos en cuenta que una de sus expresiones de la Diablada son los Incas, entonces nos preguntamos porque ellos reclaman el diablo como suyo e integran el Inca Peruano en su comparsa. Perú jamás ha pronunciado nada al respecto.

La respuesta es que esta danza es una fusión de elementos culturales que tienen su origen en Europa y que se han mezclado con elementos del Altiplano. Sería acertado investigar el tema con históricos, hechos y fechas precisas. Y sería sensato que sólo se trate el tema de la danza la Diablada, pues el mismo problema se encuentra en otras danzas, como el Tinku que está probado historicamente que tiene sus raíces en la cultura Mochica del norte del Perú, esa es la razón porque en los Andes Peruanos existen danzas poco conocidas con el nombre de Tinku.

Karen Schwarz iluminó el certamen con su belleza, vestida de diabla y fue eliminada en la primera etapa. Bolivia no hizo denuncia alguna y dejó todo el altercado en palabras para la prensa. Perú y Chile seguirán presentando sus diablos como propios y nuestra cultura seguirá difundiendose en el mundo entero por convicción cultural sin fronteras que separan al ser humano. Danzas de Diablos y Diabladas las encontramos en casi todos los países latinoamericanos.
 

 

Poner atención a esta entrevista donde un representante boliviano asegura que la diablada tiene origenes prehispánicos. ?Quiere decir que los indigenas del Altiplano conocían la figura del diablo?

Estampa 147 de Trujillo del Perú. Vol. II (1776). Dibujo encargado por el Obispo de Trujillo del Perú, Baltasar Martínez Compañón, que muestra una danza con San Miguel y siete demonios

Red Peruano Alemana
spacer
Instituciones

© Red Peruano Alemana

lea el reportaje
domestica
Red Peruana Europea
RPE - Perú
RPE - Perú
RACAPRE